La filosofía del Shiatsu

El yin y el Yan. Diarios de meditación y vida

A lo largo de nuestra vida ponemos en práctica rudimentarias terapias de Shiatsu sin saberlo. Cada vez que presionamos con nuestras manos alguna zona dolorida de nuestro cuerpo buscando un alivio estamos realizando un masaje de Shiatsu. Una terapia o método que puede ayudarnos a conservar la salud, manteniendo nuestro cuerpo en forma, a la vez que mejoramos nuestro equilibrio mental.

La base del Shiatsu la encontramos en la medicina tradicional china, hundiendo sus raíces en el concepto oriental del Tao. El Tao nos habla de la idea de “unicidad”. El universo y los individuos, al estar formados por los mismos elementos, son complementarios, recorren el mismo ciclo vital. Y para el Tao el universo y sus distintas manifestaciones está regulados por dos fuerzas opuestas, el Yin y el Yang, la fuerza negativa y la fuerza positiva, la noche y el día, el frío y el calor, lo femenino y lo masculino. Son, en definitiva, los dos aspectos de una misma energía que es el Ki. Para los orientales el Ki es y está en todas las cosas, es la energía y el combustible de la vida. El Ki circula entre todas las cosas animadas e inanimadas en un ciclo sin fin.

En el Shiatsu encontramos esta idea del Ki. Nuestro cuerpo es considerado como un pequeño microcosmos. El Ki sería la energía encargada de regular nuestros actos y las funciones de nuestro cuerpo. Es una energía invisible aunque podemos constatar sus efectos en función de nuestra forma física. Cuando el Ki no está en armonía aparecen las enfermedades así como los distintos trastornos físicos y psíquicos.

El Shiatsu nos ayuda a equilibrar las energías que recorren nuestro cuerpo, manteniendo la armonía entre ellas. Gracias al Shiatsu logramos reforzar nuestro sistema inmunitario, mejorar nuestro metabolismo y equilibrar el sistema nervioso. Podríamos decir que se trata de una acción preventiva encaminada a mejorar nuestra calidad de vida y vivir un poco más en armonía con todos los elementos que constituyen el universo. Algo que, por cierto, no es una tarea fácil.

Eso es todo por ahora. Nos vemos en el camino…

Francisco Arellano

Los chakras y las artes marciales

En Diarios de meditación y vida ya os hemos hablado de los chakras. Resulta inevitable que terminemos por comprender que nuestro cuerpo está recorrido por una red de canales de energía indispensables para nuestra supervivencia. es cierto que no podemos verlos y que sabemos relativamente poco acerca de su funcionamiento. Hasta hace no mucho tiempo esta red energética era estudiada desde un punto de vista místico o esotérico, aunque poco a poco la ciencia comienza a interesarse seriamente por entender el sistema energético humano.

Dentro de estas redes de energía los chakras juegan un papel primordial. Son algo así como los centros de recolección de nuestra energía. situados estratégicamente a lo largo de nuestra columna vertebral se asocian a determinados órganos o estados de consciencia, lugares donde se unen la mente y el cuerpo.

Lo que tal vez muchos no sepáis es que los chakras se asocian con los puntos vitales de defensa y ataque de las artes marciales. Esto no debería extrañarnos. Todos los que en mayor o menor medida conozcan o hallan practicado algún arte marcial sabrán que el principal objetivo de estos sistemas de autodefensa no es entablar largos combates, sino reducir al adversario con la mayor brevedad y eficacia posibles. Resulta, por tanto, ineludible conocer los puntos vitales del cuerpo humano que nos permitirán reducir a nuestro agresor.

Veamos con más detalle la estrecha relación entre los siete principales chakras y los puntos vitales de ataque en las artes marciales:

  • Primer chakra (Mulaldhara):ubicado en el perineo, entre el ano y los genitales. el punto de ataque en las artes marciales lo constituyen las gónadas.
  • Segundo chakra (Svadhistana): localizado en la columna vertebral, a la altura de los genitales. El punto de ataque sería el plexo hipogástrico.
  • Tercer chakra (Manipura):situado a la altura del plexo solar. El punto de ataque se corresponde con el propio plexo solar.
  • Cuarto chakra (Anahata): se encuentra a la altura del centro del pecho. El punto de ataque sería el plexo cardiopulmonar.
  • Quinto chakra (Vishuda):situado en el punto de la columna vertebral que coincide con el centro de la garganta. El punto de ataque se encuentra en el cartílago tiroideo.
  • Sexto chakra (Ajna): ubicado en el centro de la cabeza. El punto de ataque sería el nasión, el punto de unión entre el hueso de la nariz y el entrecejo.
  • Séptimo chakra (Sahasrara):situado en la coronilla. Punto de ataque, el bregma. Punto de unión entre el hueso frontal y los parietales.

ChakraDiag
Eso es todo por ahora. Nos vemos en el camino…

Francisco Arellano Suárez