Actitudes erróneas frente al Zen

zazen meditacion zen

Fuente: The art of Zen

En la antigüedad un discípulo le pidió al maestro Tchao-Tchu:

– Maestro, por favor, explíqueme con claridad qué es el Zen
– ¿Has desayunado ya?-preguntó a a su vez el maestro.
– Sí
– Pues anda y lava tu escudilla

En el artículo ¿Qué es el Zen? abordábamos las dificultades que nos encontramos cuando realizamos los primeros acercamientos a esta vía denominada Zen. Iría incluso un poco más lejos para afirmar que todos estos intentos encaminados a comprender sus objetivos o su significado resultan innecesarios, superfluos. Estas mismas líneas que estoy escribiendo pueden llegar a carecer de sentido.

Es inevitable que surjan dudas, preguntas. Como occidentales estamos acostumbrados a intentar encontrar una explicación lógica a todo lo que nos rodea. Pero si hay algo que tenemos que tener claro con respecto al Zen  es que se trata de una vía práctica y que deja de lado cualquier intento de comprensión intelectual. Aunque no lo entendamos al cien por cien el Zen hay que vivirlo, hay que practicarlo. Es experiencia.

Y uno de sus pilares es la práctica regular y constante de la meditación Zazen. Invevitablemente vuelven a aparecer las paradojas ya que la base del Zazen es no meditar en nada, no buscar provecho, no esperar nada, sólo sentarnos y respirar. Y pese a todo los resultados, los beneficios, llegarán.

Esto choca nuevamente con las expectativas que la mayoría de nosotros tenemos cuando comenzamos a meditar. Nos marcamos una serie de objetivos adaptados a nuestras necesidades. Al iniciarnos en la práctica del Zen nos enfrentamos a una serie de actitudes erróneas:

Gaki Zen: cuando buscamos obtener un beneficio concreto, ya sea obtener una mayor serenidad, aumentar nuestra creatividad o cambiar ciertos hábitos.

Shomon Zen: cuando intentamos entender qué es el Zen sin llevarlo a la práctica, sólo mediante la lectura de libros, manuales, etc.

Engaku Zen: cuando practicamos el Zazen en solitario, con la ayuda de libros u otros materiales pero sin la guía de un maestro. Según José Santos Nalda Albiaz en su libro Zen cotidiano “esiste el riesgo de convertirse en una actividad idealista, pero no altruista”

Bompu Zen: cuando no somos constantes en la práctica del zazen. No profundizamos en la misma, nos quedamos nadando en la superficie sin sumergirnos en la esencia del Zen.

¿Aumentan las dudas con respecto al zen o es que acaso es más simple de lo que parece? ¿Será que nuestra vida es demasiado complicada y supérflua? ¿Nos hemos planteado seriamente qué hemos perdido en nuestro camino hacia el progreso?

Eso es todo por ahora. Nos vemos en el camino…

Francisco Arellano

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s