Jazz Deep Piano House Music Mix. Buena música para acabar el verano

El verano está llegando a su fin, lo que significa la vuelta a la rutina. Sin embargo eso no nos debe originar ninguna situación de estrés o del mal llamado síndrome post-vacacional. La vida es un ciclo, una rueda que gira continuamente. No nos queda otro remedio que adaptarnos lo mejor posible a cada una de las situaciones que nos toca vivir y sacar siempre el mejor partido de ellas. No olvidemos la máxima Zen de vivir centrados en el presente .Vale, de acuerdo, una cosa es decirlo y otra llevarlo a cabo. Sobretodo en los tiempos que corren. Pero como escribía esta mañana en Facebook, no olvidemos que hay millones de personas que no pueden permitirse el lujo de deprimirse tras las vacaciones.

Sin embargo, para muchos, el “trago” es inevitable. Y qué mejor manera de sobrellevarlo que con buena música. Hoy, en diarios de meditación y vida os invitamos a visitar el canal de Youtube de Jabig, un DJ canadiense que nos asombrará con sus mezclas de jazz, house o chiil out. Incluso se atreve, con gran acierto, con la música clásica. Unos temas ideales para relajarnos en casa o escucharlos mientras trabajamos.

Aquí os dejo los enlaces de su canal de YouTube (JaBig) y de su página web jabig.com.

Más vídeos en nuestro canal de Youtube Diarios de meditación y vida.

Eso es todo por ahora. Nos vemos en el camino…

Francisco Arellano

ASANA DEL DÍA: Postura de la pinza de pie o padahastasana

Es necesario aclarar que todas y cada una de las asanas que vamos mostrando en Diarios de meditación y vida deben ser ejecutadas en función de nuestras capacidades físicas. Se trata de un trabajo personal, interior. Olvidémonos de acrobacias y ejecuciones más cercanas al Circo del sol o de empeñarnos en demostrar al mundo lo flexibles y fuertes que somos gracias al Yoga. Comportándonos de esa manera adulteramos la esencia de la práctica del Yoga, una fiolosofía de vida que es mucho más que la simple ejecución de una serie de asanas.

Hecha esta pequeña aclaración, hoy hablamos de la postura de la pinza de pie, también llamada postura de la cigüeña (Padahastasana). En sánscrito “Pada” significa pie y  “hasta”, mano o gesto por lo que la traducción literal sería “postura o gesto de las manos a los pies”. Postura ideal para comenzar la sesión de yoga. Por un lado es una postura fácil de aprender y por otro lado comenzaremos a “cargar” nuestro cuerpo de energía. La concentración se centra en el entrecejo.

No debemos ejecutar esta asana cuando padezcamos lesiones de columna en cervicales o lumbares, desprendimientos de retina o cefaleas.

La lista de beneficios que nos reporta la ejecución de Padahastasana es muy extensa, tanto físicos como psíquicos:

  • Estira y revitaliza, además de fortalecerlos, todos los músculos posteriores del cuerpo, la columna vertebral y los tendones posteriores de las rodillas.
  • Favorece el funcionamiento del corazón y los pulmones.
  • Aporta abundante sangre al cerebro
  • Mejora nuestro sistema circulatorio, equilibra el sistema endocrino y regula el funcionamiento de la glándula tiroides.
  • Previene desórdenes gastrointestinales y masajea los órganos de la cavidad abdominal.
  • En las mujeres regula el funcionamiento de los ovarios y en los hombres el de la próstata. En ambos caso estimula los intestinos y la vejiga.
  • Nos ayuda a relajarnos, mejorando nuestra concentración y atención.
  • Serena las emociones.
  • Aumenta la capacidad de la memoria.
  • Previene contra el abatimiento, mejorando nuestro ánimo.

Aquí os dejamos los enlaces a dos vídeos que os mostrarán cómo se realiza Padahastasana:

Padahastasana Standing Forward Bend 01
Canal Youtube de christian breitschmid.

Padahastasana with Kino
Canal Youtube de KinoYoga.

Más vídeos en nuestro canal de Youtube Diarios de meditación y vida.

Eso es todo por ahora. Nos vemos en el camino…

Carlos Moreno. Instructor de Yoga
Francisco Arellano

El ejercicio físico como hábito de vida

Cómo mejorar el ratio de conversión de tu sitio webEn primer lugar quiero aclararos que no soy entrenador personal ni profesor de educación física aunque desde los 14 años he practicado diversos deportes. Baloncesto, natación, footing, kárate, alguna intento fugaz con las pesas y desde hace aproximadamente dos años Hatha Yoga.

Mi experiencia personal durante estos años, basada principalmente en la prueba y el error, es que solemos adolecer de constancia a la hora de realizar cualquier tipo de actividad física, marcándonos unos objetivos que en la mayoría de las ocasiones son inalcanzables o que se encuentran condicionados por métodos y sistemas de entrenamiento de moda en un momento determinado. ¿Cuantas habremos visto o practicado en los últimos años? Spinning, cardio-boxing, aquagym, pilates, bikram yoga, zumba. Y así un largo etcétera. Muchas de ellas practicadas por el famoso o famosa de turno que nos cantan las alabanzas de uno u otro método de entrenamiento

Esto no es ninguna crítica ni una reflexión “anti” nada. Siempre digo que cada uno tiene que realizar una actividad física que le llene, que le entretenga. Si te gusta andar, hazlo, si lo que te gusta es machacarte con las pesas, perfecto, si te gusta sudar a ritmo de zumba, adelante. Siempre siendo conscientes de las posibilidades de nuestra constitución física.

Pero debemos ser conscientes de las limitaciones que nos encontramos en nuestra vida diaria. Limitaciones económicas, de tiempo, familiares, laborales. No se trata de buscar la típica excusa “es que”. No, se trata de ser realistas. En cualquier libro considerado de “autoayuda” nos dirán que organizando correctamente nuestro día a día, hay tiempo para todo. Cierto, pero esto es la teoría. La práctica nos demuestra lo complicado que resultado llevarlo a cabo.

Del mismo modo nos hemos centrado, lamentablemente esta forma de actuar forma parte de nuestra cultura, en el desarrollo de nuestro cuerpo, olvidándonos de fortalecer nuestra mente. la meditación no es una moda pasajera, ni una técnica esotérica

La idea que os propongo desde Diarios de meditación y vida es conseguir que nuestro entrenamiento se convierta en algo tan natural como comer o dormir. Que se convierta en un hábito, en un verdadero estilo de vida  y que no esté supeditado a ningún objetivo concreto como puede ser bajar los supuestos kilitos que hemos ganado durante las navidades o perder la barriga de cara al verano. Un entrenamiento que podremos realizar en cualquier lugar o circunstancia y que por sí solo puede reportarnos indudables beneficios físicos y mentales. También puede ser el complemento perfecto de cualquier otra actividad física que realicemos.

Un entrenamiento que se sustenta en los siguientes puntos:

  1. Entre 20 y 30 minutos de ejercicios diarios en un circuito que engloba asanas de yoga, flexiones y abdominales. No es necesario que nos agobiemos con el tiempo, o el número de repeticiones a realizar. Comenzaremos conociendo nuestras propias limitaciones e iremos avanzado de forma natural y fluida.
  2. Combinaremos gran variedad de ejercicios para trabajar así el mayor número de grupos musculares y evitar el aburrimiento.
  3. No es necesario utilizar ningún elemento accesorio como pueden ser las pesas, las gomas elásticas, etc. Trabajamos en todo momento con el peso de nuestro cuerpo.
  4. Debe suponer un momento personal de concentración y esfuerzo.
  5. Lo ideal es realizar esta serie de ejercicios a primera hora de la mañana. Este punto es peliagudo, lo sé.
  6. La importancia de una correcta respiración es capital. Es nuestra energía, nuestro combustible.
  7. Lo siento, pero entrenaremos sin música. La motivación la debemos encontrar en nosotros mismos.
  8. Como veremos en próximos artículos, la adecuada nutrición y alimentación (que no dieta) es fundamental.

Eso es todo por ahora. Nos vemos en el camino…

Francisco Arellano